Emprende por los motivos correctos

¿Has estado alguna vez al borde o tentado de iniciar una startup? Quizás motivado por ver a tus amigos emprendedores o quizás por algún…

La vida del emprendedor es menos glamorosa de lo que uno cree

¿Has estado alguna vez al borde o tentado de iniciar una startup? Quizás motivado por ver a tus amigos emprendedores o quizás por algún artículo que leíste en redes o en la prensa que hablaban de una startup exitosa. La realidad puede ser engañosa. Pues la vida del emprendedor se ve distinta cuando uno está sentado en un puesto corporativo.

En este artículo no pretendo desanimar a nadie que desee emprender, sino por el contrario, brindar un panorama de lo que se enfrentará y solicitar que lo hagan por los motivos correctos.

Los motivos para no comenzar una startup son muchos. Durante el tiempo que ejercí el puesto de Country Manager de Wayra Perú, tuve la oportunidad de conocer y evaluar muchísimas startups para ver si recibían inversión de nosotros. Con el tiempo, vas reconociendo patrones que hacen exitosas o no a las startups. La principal causa por la cual no llegaron a serlo, es porque no comenzaron por los motivos correctos. Por eso, les comparto a continuación algunos de estos motivos.

Odias la empresa en la que trabajas

Salir de una empresa para hacer exactamente el mismo servicio o producto, tan solo porque no te llevas bien con la organización no agrega mayor valor al cliente final. Mas bien, hará que tú y tu anterior empleador empiecen una potencial guerra de precios. Si te retiras de la empresa para iniciar la tuya, deberá ser para agregar un valor adicional que no te permitía tu empleador.

Quieres trabajar menos

Cuando uno sale temprano de la oficina

Esta quizás es la razón principal por que uno decide emprender, ya que te encuentras cansado de trabajar un horario de 40 horas o más a la semana y prefieres una vida más tranquila, eso es totalmente válido. Pero esto no es lo que encontrarás en una startup. Uno cuando emprende en este sendero renuncia a la jornada de las 40 horas a la semana para dedicarle 80 a su startup, no hay horarios, siempre estás pegado al negocio y es sumamente difícil separar los momentos para estar en familia o para tomar vacaciones. En todo caso, si lo que necesitas es mayor control de tu tiempo, me suena que buscas ser un profesional independiente o consultor.

No quieres tener jefe

Si bien no tendrás un jefe directo, tus clientes e inversionistas ocuparán ese rol. Encima de eso, serás tú el que tendrá que tomar ahora las decisiones difíciles y pueda que eso sea más estresante que aguantar a un jefe pesado.

Quieres ser visto como un “Rocks Stars”

En un reciente artículo escrito por Claudio Barahona, ex-country manager de Wayra Chile, habla sobre cómo el emprender se ha vuelto algo “cool” e inspirado por personalidades como Elon Musk o Jack Ma. Pero el lado negativo de esto, como lo menciona Claudio, son los emprendedores “rockstars”, quienes prometen soluciones que cambiarán el mundo y en base a esas promesas ellos ganan premios y fondos viajando por el mundo, pero olvidan el foco de lo realmente importante: crecer en ventas, potenciar su negocio y centrarse en los clientes.

Quieres volverte instantáneamente millonario

Los medios nos alimentan con todas estas historias de Silicon Valley y cómo alguien con nada llega a ser ultra millonario en poco tiempo. Pero en realidad no es así, la mayoría de estos casos tomaron mucho tiempo y navegaron una serie de fracasos y aciertos hasta llegar a donde están. Nuevamente, los medios nos pintan lo bonito que es este sendero y hacen parecer que sucedió de la noche a la mañana.

Este es el motivo principal de por qué emprender una startup

Uno debería de emprender una startup si es que quiere darle una solución efectiva a un problema que realmente necesitas ver resuelto en el mundo y que nadie lo está haciendo. Es la única manera que superarás todas las adversidades que se te vengan. Porque sabes que si tú no lo haces, nadie más lo hará y es muy necesario que exista. Está de más decir, que tiene que ser un negocio con el potencial de ser rentable y escalable eventualmente, si no estás más perfilado a crear una ONG que una startup.

¿Disfrutaste leer este artículo?

¡Hola! Soy Jaime Sotomayor y te invito a suscribirte a mi newsletter gratuito haciendo click aquí para que no te pierdas ninguno de mis artículos sobre Innovación, Emprendimiento y Tecnología. Además, te notificaré cada vez que salga un nuevo episodio de mi podcast “Innovación Sin Barreras”. 🚀